El proceso de aclimatación sigue su curso. Iremos de 330 a 4000 metros y viviremos el espectáculo de la cara sur del Aconcagua y del glaciar Horcones Inferior.

Parte del camino lo compartimos con Alma, Santi y Carlos, el compañero argentino que han conocido por Internet y con quien hacen el grupo que sube por su cuenta.

El fuerte viento aumenta la sensación térmica de frío, pero la pared helada absorbe nuestra atención y nos regala un alud que cae por la montaña desde los seracs superiores en medio de un gran estruendo. Al volver hacia Confluencia el hielo que sobresale de la morrena nos da su adiós.

 
     
     
     
     
     
          
     
     
     
 
    Subir