Mendoza, tierra del vino argentino, puerta de los Andes, acogedora y de gentes amables que comprenden el deseo de los que llegan para alcanzar el techo de América, el Aconcagua, el Centinela de Piedra de los qechuas, su gran tesoro.
 
     
     
     
     
     
     
En Mendoza, después de conocer al primer miembro del grupo, Fernando de Costa Rica, coincidimos con Alma y Santi de Huesca, a quienes conocí a través de Internet y con quienes compartimos una preciosa salida al Valle de Estos, en el Pirineo de Huesca, junto a Merche, Rafa y Juanma. Merche y Rafa llegaran a Mendoza el día que yo vuelva a Barcelona. Alma y Santi han quedado con Carlos, un argentino con quien intentaran alcanzar su sueño por sus propios medios.
     
     
     
    Subir