De nuevo el proceso de aclimatación nos lleva de los 4200 metros de Plaza de Mulas a los 4900 de Plaza Canadá, el campo 1 a donde volveremos dos días mas tarde. Los guías siguen imponiendo un ritmo de paso muy lento, pero aún y así, la fila se alarga hasta el extremo que algunos compañeros quedan atrasados. Desde Canadá se ve perfectamente el camino que lleva hacia Cambio de Pendiente, punto de inflexión desde el cual se ataca la subida hasta Nido de Cóndores, el campo 2 situado a unos 5300 metros de altura.
 
     
     
     
     
     
     
 
     
   
     
A nuestro regreso a Plaza de Mulas Paul presenta síntomas de edema cerebral y por la noche se decide evacuarlo al día siguiente. Esa tarde iremos al refugio-hotel ubicado al otro lado del glaciar.
     
     

A la vuelta se impone la visita al médico del campamento que controla que cualquiera que suba para arriba lo haga en óptimas condiciones de salud, con buenos niveles de oxigeno en sangre y con una buena frecuencia cardiaca. Todo correcto, pero la presión sanguínea me juega una mala pasada y se me dispara. Llegaré a tomar hasta 8 litros de líquido al día para poder bajar-la.

     
     
                     
     
Al día siguiente mis compañeros parten hacia el campo 2 con un empeoramiento notable del tiempo. Yo me quedo con <james, quien también tiene la Tensión alta y además, la rodilla lesionada. Él decide quedarse en Plaza de Mulas para esperar el regreso del intento de hacer cumbre. Sigo con la ingesta de líquidos y con las atenciones de la chicas que tienen a su cargo el funcionamiento del campamento quienes me cuidan a base de verduritas hervidas.
     
           
     
                 
    Subir