La inmensidad de recuerdos y emociones vividas se desatan en mi cabeza mientras paseo por Buenos Aires. La experiencia ha sido extraordinaria por lo que he conseguido, y enriquecedora por mis nuevos amigos y por cada momento vivido. Vuelvo a casa sano y salvo con los míos, pero con la pena de haber dejado tierras y gentes queridas y sufriendo por si el paso del tiempo y la distancia me hacen olvidar algún detalle de este periplo. Cuando los vuelva a ver, aunque sea virtualmente, se que con cada uno de ellos recordaremos con gozo cada momento vivido juntos cuando nos encontramos persiguiendo nuestro sueño.
 
     
     
     
     
     
     
 
     
     
     
     
     
     
     
     
          
 
    Subir